Editorial de moda

Contrariamente a cómo la moda se ha ido presentando en el papel impreso, Manuel Granados no abandona el trabajo conceptual en este apartado creativo. Desde la producción hasta la realización de las fotografías, hemos querido desarrollar una visión personal sobre la función ética y estética en los editoriales de moda. Nunca tratábamos de relatar un prototipo de vida perfecta, un paradigma de mujer o de hombre sofisticados, elegantes o divertidos, felices de participar en una sociedad de lujo, diseño, cultura formal y familia perfecta con niños rubios de sonrisas blanquísimas, sino prestar atención a la gente que se viste y calza; fijarnos en que son personas con emociones de todo tipo, con problemas de pareja, inseguridades existenciales, psicológicamente inestables, sometidos a un sistema que los presiona, pero sobre todo individuos con miedos, sueños, deseos y ansias de libertad.

Estas fotografías reunidas bajo el título Falso editorial de moda son una ramificación más del tronco principal de la obra de Manuel Granados, denominada De bestias y santos, que no es otro que el de bucear en el interior del ser humano para conocerlo y comprenderlo mejor, de forma que sus descubrimientos o miserias plasmadas en imágenes cuenten una parte de la realidad.

Con máscara necesaria. Manuel Granados
Sobre las mentiras de la ficción o ficción para contar la verdad.
Sobre lo que vemos y no vemos o no queremos ver.
Sobre lo que mostramos y ocultamos.
Sobre lo que somos y deseamos ser.

Es una mirada crítica y compasiva al mismo tiempo, basada en la experiencia y en la observación en calma. Reflexiones que tratan de animar al espectador a quitarse los prejuicios de frivolidad que giran en torno al mundo de la moda; prejuicios injustos, por otro lado, tanto para los diseñadores de las colecciones como para los creadores de las imágenes; ambos colectivos se ven envueltos en un sistema de venta y promoción de la industria que organiza paquetes atractivos y fáciles de asimilar para ser consumidos de forma compulsiva.

Hemos hecho uso de la autonomía y libertad que caracteriza toda la obra de Manuel Granados, afrontando este proyecto como un vehículo que cuente historias poco habituales en los circuitos comerciales. Hemos creado relatos imaginarios de realidades cotidianas. La crítica y la denuncia se hacen inevitables en una sociedad en crecimiento; y qué mejor forma de evidenciarlas que a través de un medio tan popular y directo como la fotografía, auténtico lenguaje universal, que no necesita pasar por el intelecto para decodificarse, de manera que los mensajes se convierten directamente en emociones comprensibles.

     Para terminar me gustaría agradecer a todos los colaboradores que han hecho posible estas fotografías. Este es un trabajo de equipo que no sería posible sin modelos, actores, actrices, bailarines, maquilladores, peluqueros, estilistas, diseñadores,… así como los medios atrevidos.

________________________________________________________________________________________________________________________________