Laboratorio__ DESEO EN CAJA DE AMAZON PRIME. Manuel Granados. Sala de Arte El Brocense, Cáceres.

Asistimos a la desmaterialización paulatina de todos los ámbitos de la vida física cotidiana, en favor de la construcción de un mundo virtual. Este corpus etéreo o desmaterializado no sólo ha impregnado la manera en que nos informamos o nos comunicamos, sino que se ha extendido al terreno profesional y al desarrollo de toda actividad educativa, lúdica y creativa; ha revolucionado las relaciones personales, los viajes y la cultura. Todo lo que atañe al individuo y su condición de ser humano en colectividad ha sido trastocado por la nueva realidad de lo virtual..

El mundo globalizado de este primer cuarto de siglo, gracias a la supuesta democratización de las tecnologías de la comunicación, no logra cumplir su promesa de igualdad de oportunidades para todos. Las fronteras se vuelven cada vez más rígidas y cerradas para las personas que intentan huir de países asolados por las guerras, el expolio, las dictaduras y las hambrunas, mientras esos mismos límites se diluyen para las mercancías y el capital.

Del mismo modo que han desaparecido los límites para los deseos que circulan en cajas perfectamente embaladas, esta pieza reclama que las fronteras dejen de ser muros que interrumpen el paso a la gente, para convertirse en sinapsis protectoras del tránsito e intercambio.

Deseo en caja de Amazon Prime, también tiene que ver con la anestesia programada. De alguna manera, se impone un ocio digital dirigido y sistematizado que pretende mantener ocupado cada instante e instancia de nuestra vida. Es necesario preguntarse hasta dónde es efectivo no dejar tiempo libre para el aburrimiento imprescindible para el pensamiento y la creación. En cualquier lugar y circunstancia podemos curiosear en las redes, relacionarnos, jugar on line, hacer compras, viajar, ver una peli o serie, … el tiempo libre, como tal, ha desaparecido, estamos constantemente mirando una pantalla que nos aturde los sistemas de percepción y obstruye la imaginación. Esta es una anestesia en el peor de los sentidos, donde no se da oportunidad a la reflexión, muy en la línea del pan y circo del Imperio Romano.

Además de anular el pensamiento crítico e incapacitar para la acción, se destruye el efecto beneficioso de la anestesia como calmante necesario para mitigar el sufrimiento y la inseguridad que produce ser seres en proceso continuo de cambio.

Todo parece destinarse a la creación de individuos carentes de subjetividad pero sí sujetos dirigidos a ser clientes en línea y consumidores compulsivos sin criterio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s